Actualmente se encuentra en:

 

Consejos de Mantenimiento

 

 

 

Para comenzar, es importante destacar la necesidad de efectuar siempre labores preventivas de limpieza sobre las tarimas para no dejar que la suciedad se filtre a  la madera a traves del barniz/aceite. Para ello límpielo a menudo eliminando el polvo con una mopa. Para esta tarea también puede utilizar un cepillo de cerdas naturales destinado sólo a suelos de madera. Si hay partículas de suciedad utilice un aspirador: las recogerá sin arrastrarlas, evitando el efecto lija que puede producir ralladuras en su suelo.
 

Al momento de mancharse pase una fregona húmeda, sin mojar demasiado la madera; es imprescindible evitar limpiarlo con abundante agua, el exceso de humedad es enemiga de la tarima y puede provocar levantamientos en la misma.
 

Cuando vaya a fregar un suelo en parquet o madera (no mas de 1 veces por semana en invierno) procure utilizar productos especialmente fabricados por los mismos fabrizantes del barnizpara suelos de madera y use siempre la dosis mínima recomendada. A falta de un producto específico, puede añadir al agua de fregar unas gotas de jabon PH 5.5.
 
Evite añadir al agua productos con alto componente ácido o que contengan ceras o siliconas. Su uso repercute en el posterior rebarnizado. El peor enemigo de los suelos de madera son algunos productos de madera con químicos o muy abrasivos, que a la larga le quitan el brillo y generalmente corroen el suelo.

 
 

RECUERDE:
En la actualidad casi todos los suelos de madera vienen barnizados o protegidos y no necesitan encerarse como se hacía antiguamente. El uso de la mopa, a parte de eliminar el polvo que hace un efecto lija, absorbe la electricidad estática del pavimento.